Se llama Desprendimiento de Retina a la separación de la Retina de su posición normal, debido a un desgarro. Puede sucederle a personas de todas las edades pero es más común en personas mayores de 40 años.
Las personas que presentan más riesgos son extremadamente miopes, tienen un Desprendimiento de Retina en el otro ojo, tienen historia familiar relacionada con esta patología, o han sufrido una lesión traumática.
Los síntomas incluyen un aumento de flotadores (pequeños puntos o manchas que aparecen en la visión, o destellos de luz en los ojos). También, puede tener la sensación de que existe una “cortina” en su campo visual.
El Desprendimiento de Retina es una emergencia médica. Por lo tanto, si no se trata pronto, puede ocasionar pérdida permanente de la visión.