Los Defectos de Refracción son problemas de visión que se producen cuando la forma del ojo no le permite enfocar bien. La causa podría ser la longitud del globo ocular (largo o corto), cambios en la forma de la córnea o el envejecimiento del cristalino.

Los Defectos de Refracción son:

Miopía.

La Miopía conlleva a que  los objetos ubicados a distancia se vean borrosos. Se puede presentar a temprana edad pudiendo  corregirse  con anteojos o con cirugía refractiva, según el caso.

Hipermetropía.

La Hipermetropía conlleva a que los objetos cercanos se vean borrosos. Se puede padecer desde la infancia, pudiendo corregirse con anteojos, lentes de contacto o cirugía refractiva, según el caso.

Astigmatismo.

El Astigmatismo  conlleva a que la imagen de un objeto se vea confusa y distorsionada. Se puede  corregir con anteojos, lentes de contacto o cirugía refractiva, según el caso.

Presbicia.

También conocida como “Vista Cansada”. La Presbicia, se desarrolla a partir de los 40 años de edad y avanza gradualmente hasta los 65 años aproximadamente.
Se puede corregir con anteojos para ver de cerca, anteojos bifocales o multifocales progresivos, pudiendo ser corregido con cirugía láser o con implante de lentes intraoculares.