Se denomina así a la inflamación de la conjuntiva, la cual puede ser causada por varios factores.

Conjuntivitis alérgica, que afecta principalmente en los meses de primavera y verano y sus síntomas están relacionados con: picazón, lagrimeo, sensación de arenilla, enrojecimiento ocular, entre otros. El tratamiento es en base a gotas antialérgicas y lágrimas artificiales.

Conjuntivitis infecciosa, causada por bacterias, virus u otros agentes infecciosos, provocando los mismos síntomas mencionadas anteriormente, además de presencia de secreciones. Su tratamiento es en base a gotas antibióticas.

Conjuntivitis neonatal, enfermedad  característica en recién nacidos y uno de los síntomas más significativos es  la presencia de secreción excesiva de los ojos, la que puede ser acuosa, sanguinolenta, espesa y purulenta, la cual se controla con gotas, ungüentos oftálmicos, antibióticos orales, incluso, por vía intravenosa.